Inicio  
  
  
   Proteínas, glúcidos y lípidos
Buscar

Diccionario de Nutrición
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Nutrientes
Commentar

Proteínas, glúcidos y lípidos

Las proteínas, los glúcidos y los lípidos son las sustancias nutritivas (o nutrientes) que el organismo necesita.

Proteínas, glúcidos y lípidos
© Thinkstock

Cada alimento está compuesto por numerosos nutrientes. Durante la digestión, éstos se separan y después son asimilados por el organismo.

Fuente de energía

Para cubrir las diversas necesidades energéticas (expresadas en calorías), el organismo utiliza los diferentes nutrientes contenidos en los alimentos: glúcidos, proteínas y lípidos. El agua, la fibra, los minerales y las vitaminas también son nutrientes, pero no proporcionan energía al organismo (su presencia en un alimento no modifica su valor calórico). Además de procurar energía, las proteínas, los glúcidos y los lípidos desempeñan una función particular en el organismo.

Proteínas

Función de las proteínas. Se componen de pequeños elementos llamados aminoácidos. Existen 20 aminoácidos diferentes, de los que 8 se denominan esenciales, ya que el organismo no puede sintetizarlos.
Cada día, la alimentación debe proporcionar una cantidad indispensable de cada uno de ellos. Por lo general, las proteínas de origen animal los contienen todos. Las proteínas desempeñan una doble función esencial para el buen funcionamiento del organismo. Por una parte, puede decirse que son los ladrillos del organismo: determinan la estructura y las particularidades de los órganos y los músculos.
Por otra parte, podrían compararse con las computadoras que controlan la actividad de una máquina: gobiernan el funcionamiento correcto del organismo (en forma de hormonas, enzimas, anticuerpos, neurotransmisores, inmunoglobulinas, etc.).

Alimentos ricos en proteínas. Pueden ser de origen animal: carnes (blancas o rojas, embutidos, aves, vísceras, etc.); pescados y mariscos;
derivados lácteos (yogur, leche, queso, etc.); huevos (dos huevos aportan tantas proteínas como un filete de 100 g). También pueden ser de origen vegetal: cereales (pasta, arroz, pan, maíz, harina, etc.);
legumbres (guisantes, lentejas, judías o fríjoles, habas, garbanzos, etc.).

Glúcidos (azúcares)

Función de los glúcidos. En el organismo, los glúcidos se presentan básicamente en forma de un azúcar: la glucosa. Ésta sirve de carburante energético, rápidamente utilizable por los músculos y los órganos. Es particularmente importante para el cerebro, los músculos y los glóbulos rojos de la sangre.

Alimentos ricos en glúcidos. Se encuentran en: los cereales y las legumbres; las patatas; los derivados lácteos (excepto el queso); las frutas; el azúcar de los alimentos dulces (pasteles, bollería, chocolate, etc.).

Lípidos (grasas)

Función de los lípidos. Tienen una doble función. Son ricos en calorías (aportan 9 calorías por gramo), por lo que sirven de carburante para satisfacer las necesidades de las células. Además, algunos de ellos, los ácidos grasos esenciales, participan con las proteínas en la estructura de los órganos y en el control de su actividad.

Alimentos ricos en lípidos. Son: aceites, mantequilla, nata, margarina, mayonesa; aguacate, aceitunas, frutos secos; bolle-ría, bizcochos, pasteles, chocolates; patatas fritas; carnes, pescados y derivados lácteos grasos (en particular, el queso), huevos y la mayor parte de los embutidos.

El alcohol

El alcohol es el principal constituyente de las bebidas alcohólicas. Proporciona una energía poco adecuada para las células del organismo, que la disipan en forma de calor (se llaman «calorías vacías»). Por otro lado, las calorías del alcohol favorecen indirectamente el aumento de peso, ya que su combustión reduce la combustión de la grasa del organismo.

¿En qué se convierten los nutrientes en el organismo?

Cuando se come más de lo que consume el organismo, las calorías sobrantes se almacenan en forma de grasa (tejido adiposo). La transformación de las proteínas y los glúcidos en grasa necesitan una cantidad de energía considerable. En cambio, el almacenamiento de los lípidos en el tejido adiposo requiere poca energía. Por lo tanto, los lípidos alimentarios favorecen particularmente el desarrollo de la grasa corporal. Por este motivo, hacen engordar más fácilmente que las proteínas y los glúcidos. Esta tendencia está acentuada por el hecho de que los lípidos calman menos el hambre que las proteínas y los glúcidos.

Cálculo de las calorías de un alimento

Se denomina caloría a la unidad de medida de la energía, contenida en los alimentos o consumida por el cuerpo. No todos los nutrientes energéticos contienen la misma cantidad de calorías. Los lípidos contienen 9 calorías por gramo; el alcohol, 7; los glúcidos y las proteínas, 4. Estos valores permiten calcular las calorías de los alimentos: se utilizan en los libros de dietética o en el etiquetado de los productos. Por ejemplo, un alimento que contiene, por cada 100 g, 3 g de lípidos, 5 g de proteínas y 11 g de glúcidos proporciona (3 x 9) + (5 x 4) + (11 x 4) = 91 calorías.

Publicado el 24/02/2010Comentar


Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao
Foro Nutrición

El test destacado

¿Qué hacer para que tu hijo coma?

Test Nutrición

¿Qué hacer para que tu hijo coma?

Calcula tu I.M.C
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal